El último tiro no entró y “Progre” se quedó sin invicto

Peleó, se recuperó y tuvo la chance de ganar, pero no se dio y se despidió del invicto. En la tarde del miércoles, en el Polideportivo “Islas Malvinas” en Mar del Plata, en su primera presentación en la segunda “burbuja” de la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, Del Progreso cayó ante el local Quilmes por 66-65 (parcial 37-35).
El “auriazul”, ahora con récord 4-1, no bajó nunca los brazos en un juego cerrado, reaccionó luego de quedar 8 puntos abajo con 9 minutos por jugar y a 37 segundos se puso al frente, pero no pudo cerrar el partido y dejó pasar la chance de seguir con registro perfecto.
En la última posesión del partido, el base Tomás Ludueña fue por el doble ganar, pero la pelota “coqueteó” con el aro, no entró y el “Cervecero” se quedó con un sufrido triunfo y se tomó revancha de la abultada caída (85-57) que sufrió en Viedma en el arranque del certamen.
Para “Progre”, que no contó con Rodrigo Lavezzari y sí con el debut del armador puntano Federico Alaniz (19 años) y el retorno de su capitán Gustavo Maranguello, fue la primera caída luego de 4 festejos en fila en Viedma. El interno Carlos Báez, con 16 puntos (más 9 rebotes), fue el goleador del “auriazul”. Manuel Lambrisca aportó 12 y con 10 terminaron Tomás Ludueña y Gustavo Maranguello.
Del Progreso ganó 21-20 el primer cuarto, quedó abajo 37-35 al cierre del primer tiempo y entró al cuarto final cayendo 54-49.
En el arranque, el local se puso 7-2, pero “Progre” se metió rápido en el partido y todo se hizo muy parejo. El conjunto roquense apeló a una fórmula que ya es clásica en lo que va del torneo: mucha defensa y solidaridad, apuesta al tiro perimetral y goleo repartido.
Con un 4-8 en triples y un 8-14 de campo y el protagonismo de Lucio Castellani (6) y Carlos Báez (7), la visita se llevó el primer segmento por 21-20.
El segundo cuarto siguió teniendo a la paridad como gran protagonismo y las defensas le ganaron las ofensivas. En “Progre” tuvo más participación en el ataque, Manuel Lambrisca (6 puntos) y sus triples, más los de Ludueña y Pane mantuvieron a los roquenses al acecho. Con puntos de Fuller, Reinick, Gago, Marquardt y Skidelsky, el dueño de casa se fue arriba al descanso largo por apenas dos puntos (37-35).
En el complemento, “Progre” no tuvo la misma efectividad desde la zona tres (1-10 contra el 8-18 del primer tiempo) y eso se notó, pero lo disimuló con defensa y entrega.
El parcial fue punto a punto, acierto por acierto y error por error. Del Progreso sufrió un poco con la pérdidas (19 en el juego), pero se mantuvo bien cerca. A 3 minutos del final quedó arriba 47-44, pero el estadounidense Marquardt metió un triple que dejó todo igual.
En el cierre, Skidelsky clavó un “bombazo” que le dio un poco de aire a Quilmes. El “Cervecero” se fue en ganancia 54-49.
En el cuarto decisivo, al minuto, el equipo dirigido por Juan Marcos Kass quedó abajo por 8 puntos, pero tuvo reacción, mucha garra y volvió a meterse en el marcador y en el desarrollo.
Cada uno tuvo sus momentos y la historia se resolvió en los segundos finales. Y pudo haber tenido un capítulo ganador para un aguerrido Del Progreso.
Con esfuerzo, el equipo dirigido por Kass igualó en 61 a dos minutos del final y a 37 segundos se puso arriba 65-64 con un doble de Ludueña.
A 8 segundos de la “chicharra”, Pelorosso dejó en ventaja al local y “Progre” tuvo el cierre, pero el lanzamiento de Ludueña “jugó” con el aro no entró. El “auriazul” se fue masticando bronca, pero con la tranquilidad de saber que fue protagonista y competitivo. Ahora, a dar vuelta la página y pensar en Ciclista Juninense. La chance de revancha será el sábado, a las 11, siempre en el mismo escenario.
Nota: Adrián Hernández.
Fotos: prensa club Quilmes de Mar del Plata.