Un sólido “Progre” sigue a paso ganador

De principio a fin, sólido y contundente. En Viedma, Del Progreso prolongó su excelente arranque en la Liga Argentina de Básquetbol. En la tarde del martes, en el polideportivo “Ángel Cayetano Arias”, el conjunto roquense sumó otro brillante triunfo. Fue 74-56 (parcial 35-22) sobre Estudiantes de Olavarría para quedar con récord 3-0  para afianzarse en la punta de la Conferencia Sur.
En suelo viedmense, “Progre” volvieron a repartir el goleo, trabajó bien en defensa y siempre tuvo el control de las acciones ante un “Bataraz” que nunca pudo con un conjunto roquense que se sigue afirmando con el paso de los juegos y entrenamientos.
El “auriazul” ganó 13-12 el primer cuarto, se fue al descanso largo en ganancia 35-22 y entró a los últimos diez minutos con 12 puntos de ventaja (50-38).
Pese a no poder contar con su capitán Gustavo Maranguello, “Progre” se apoyó en otra muy buena labor de Tomás Ludueña (goleador con 18), bien acompañado por Carlos Báez (13 y 5 rebotes), Rodrigo Lavezzari (13), Manuel Lambrisca (12) y Lucio Castellani (4 y 7 rebotes).
La puntuación roquense completó con Diego Agnoli (2), Lucas Nogueiras González (3), Facundo Sanz (2) y Mauricio Pane (7). También tuvieron sus minutos Eitan Lodosky e Ignacio Eder que no marcaron.
Hasta el momento, Del Progreso está perfecto en la “burbuja”, luego de un gran debut ante Quilmes de Mar del Plata (85-57) y el esforzado festejo ante Ciclista Juninense (82-75).

Con el control, desde el arranque y hasta la “chicharra” final
“Progre” comenzó bien, se puso 6-0 con 3 minutos en el reloj, pero Estudiantes se metió en el juego y con un parcial positivo de 12-2 pasó al frente 12-8 a los 5m30s.
Sin embargo, los dirigidos por Juan Marcos Kass, en un desarrollo discreto y baja efectividad, tuvieron un mejor cierre y se llevó el cuarto 13-12. En los últimos tres minutos no hubo puntos de nadie.
En el segundo parcial, Tomás Ludueña lideró a “Progre”, marcó el ritmo de las acciones y además aportó mucho en el goleo. De la mano de su base (de gran arranque de campaña), los roquenses se escaparon 21-12 y no tuvieron problemas en cerrar la etapa en ganancia (35-22).
En el tercer cuarto, siempre con goleo repartido, Del Progreso dominó el partido y la diferencia nunca bajó de la decena de puntos. Al “Bataraz” no le alcanzó con los intentos del neuquino Julián Ruiz (18) y de Ignacio Galardo (11).
Los roquenses entraron al cuarto final ganando 50-38 en un partido de bajo goleo, pero en el que “Progre” tiró para casi un 50 por ciento de cancha.
En el cuarto final, Lambrisca, Pane, Lavezzari y Báez tuvieron muy buenas apariciones y Estudiantes nunca se metió de lleno en la pelea por el triunfo. La ventaja mínima llegó a ser de 11 puntos a 3m18s para el cierre.
Para no dejar dudas, “Progre” metió un parcial 11-2 en los 180 segundos finales y en el tramo de cierre, todos los juveniles sumaron buenos minutos.
Del Progreso volvió a festejar, sigue dando que hablar en la “burbuja” de Viedma y sueña con seguir por este camino. Dejó en claro que tiene material y convicción para hacerlo.
Nota: Adrián Hernández.
Foto: facebook club Del Progreso.