En la recta final, “Progre” quiere su lugar en los playoffs

Va de menor a mayor y pese a que regresó a casa sin triunfos de la última gira, sabe que la clasificación está en sus manos y eso en lo más importante. Con 8 juegos para cerrar la acción en la segunda fase de la Conferencia Sur, Del Progreso buscará ser animador de la clásica “postemporada” en la Liga Argentina de Básquetbol.
Para el equipo dirigido por Daniel Jaule, cada juego será una final y la primera la tendrá el domingo, a las 21.30, como local ante Rocamora de Concepción del Uruguay, conjunto entrerriano que es rival directo en esa lucha. El juego irá en el “Gigante de la calle Maipú” sin público a raíz de las medidas preventivas tomadas por el Coronavirus.
El presente tiene a “Progre” en el puesto 14, el último de la Conferencia, con 32 unidades, pero varios juegos menos que rivales en esa lucha por seguir en carrera. El “auriazul” aspira poder ingresar entre los 12 que lucharán en los playoffs: del 1º al 4º va derecho a cuartos de final y del 5º al 12º jugarán la Reclasificación.
Luego de un gran 4-0 que se inició en Cutral Co ante Petrolero y siguió en casa, “Progre” no pudo festejar, pese a dar pelea, en Patagones, Viedma y Monte Hermoso. Ahora tiene dos buenas chances como local.
Del Progreso sabe que no será una misión sencilla, pero que depende de sí mismo. En el camino hay 8 juegos y son los siguientes:
15 de marzo   Rocamora (local)
18 de marzo   Parque Sur (local)
22 de marzo   Central Entrerriano (visitante)
24 de marzo   Parque Sur (visitante)
26 de marzo   Rocamora (visitante)
30 de marzo  Deportivo Viedma (local)
1 de abril       Estudiantes de Olavarría (local)
4 de abril       Centro Español (local)

Los próximos dos juegos serán vitales. Luego de Rocamora, se medirá en casa con Parque Sur y el objetivo será irse al Litoral con un 2-0 para medirse como visitante a Central Entrerriano, Parque Sur y Rocamora en una gira casi decisiva. El cierre será en “El Gigante” ante Deportivo Viedma, Estudiantes de Olavarría y Centro Español. Un récord 7-1 clasificará de manera directa a “Progre” y un 6-2 lo dejará casi en los playoffs sin depender de los demás. Un 5-3 y 4-4 lo obligarán a mirar otros registros y un récord negativo en estos 8 partidos lo eliminará de la siguiente etapa.
Y todo tiene una explicación al mencionar esos posibles registros. Hoy, la lucha del conjunto roquense apunta a cinco rivales y así está la historia. Debe pasar a dos para subir el puesto 14 al 12 y estar en playoffs.
Los equipos a tener en cuenta. Todos deberán disputar, llegar a 26 partidos:
Atenas  39 puntos (21 juegos tres más que Del Progreso)
Quilmes de Mar del Plata 36,5 (21 juegos tres más que Del Progreso)
Rocamora   36,5  (18 partidos los mismos que Del Progreso)
Petrolero 35  (18 partidos los mismos que Del Progreso)
Ciclista de Junin 34 (20 partidos dos más que Del Progreso)
Del Progreso   32  (18 partidos)

Desde lo virtual, ganando sus dos próximos partidos, “Progre” pasará la línea de Ciclista y si uno se deja llevar por los números, el otro apuntado es Quilmes de Mar del Plata. El “Cervecero” tiene tres partidos más que Del Progreso, que si gana esos tres partidos menos, también superará la línea del equipo marplatense al que le restan 5 juegos para completar su campaña.
La meta es superar a dos rivales y es tiempo de repasar lo que debería pasar con algunos equipos y con “Progre”, para lograr ese deseado puesto 12.
Por supuesto, desde el vamos, si Del Progreso gana todo, estará en los playoffs.

Mano a mano con Quilmes (36.5 -21 juegos)
Ganando sus cinco partidos, Quilmes llegará a un máximo de 46,5 puntos y obligará a “Progre” a meter un récord 7-1 para llegar a 47 puntos.
Si Quilmes mete un marca 4-1 sumará 45,5 y “Progre” deberá lograr un 6-2 para tener 46.
Si Quilmes logra un 3-2 llegará a 44,5 y “Progre” tendrá que conseguir un 5-3 para sumar 45.
Si Quilmes queda con un 2-3 alcanzará los 43,5 y “Progre” lo superará con un 4-4 (44 puntos).
Si Quilmes logra un 1-4 terminará con 42,5 y “Progre” quedará arriba del “Cervecero” con un 3-5 (43).
Si Quilmes no gana ningún juego (0-5 y 41.5), “Progre” quedará arriba logrando 2 victorias en estos 8 partidos (42).

Mano a mano con Ciclista (34 – 20 juegos)
Si Ciclista gana sus seis partidos que le faltan, sumará 12 puntos y llegará a un máximo de 46 unidades. Eso obligará a “Progre” a meter un récord de 7-1 para sumar 47 y quedar arriba del equipo juninense. En caso de empate de puntos (por ejemplo 46) habrá que repasar el historial de juego entre ambos.
Si Ciclista logra un 5-1 (45 puntos), “Progre” deberá meter un récord 6-2 para sumar 46.
Si Ciclista consigue un 4-2 (44), “Progre” necesitará un 5-3 para sumar 45 puntos.
Si Ciclista obtiene un 3-3 (43), “Progre” deberá lograr un 4-4 para terminar arriba (con 44).
Si Ciclista queda con 2-4 (42), “Progre” tendrá que conseguir un 3-5 para llegar a 43.
Si Ciclista suma un 1-5 (41), “Progre” necesitará un registro 2-6 para alcanzar los 42 puntos.
Si Ciclista pierde todo lo que le resta (0-6 y 40), “Progre” tendrá que ganar un partido de los 8 para llegar a 41 unidades.

Mano a mano con Petrolero (35 en 18 partidos)
El conjunto de Cutral Co tiene la misma cantidad de partidos que “Progre” y tiene mejores opciones de clasificación ya que depende de si mismo.
Si Petrolero gana 6 de sus 8 partidos, “Progre” no tendrá chances de pasarlo aún ganando sus 8 juegos: los neuquinos sumarán 49 puntos y los roquenses 48.
Para poder pasarlos, Del Progreso necesita que los cutralquenses no ganen más de 5 partidos. Un 5-3 de Petrolero lo dejará con 48 puntos, el máximo puntaje que puede lograr “Progre” (48 con 8-0).
Ya con un 4-4 de Petrolero (47), “Progre” necesitará un 7-1 para igualar esa posición (47). Con 8-0 quedará arriba.
Si Petrolero logra un 3-5 sumará 46 y “Progre” deberá lograr un 6-2 (46) para igualarlo y un 7-1 para estar arriba.
Si Petrolero obtiene un 2-6 llegará a 45 y “Progre” deberá obtener un 6-2 (46) para pasarlo y un 5-1 para igualarlo.
Si Petrolero logra un 1-7 tendrá un máximo de 44 y “Progre” tendrá que conseguir un 5-3 para pasarlo (45) y un 4-4 (44) para igualarlo.
Si Petrolero pierde todo lo que le resta (0-8 y 43), “Progre” deberá sumar un registro 3-5 para alcanzarlo y un 4-4 (44) para terminar arriba.

Mano a mano con Atenas de Patagones (39 puntos en 21 partidos)
Al “Griego” de Patagones le quedan cinco partidos y también dependen de sí mismo para estar en playoffs. Ganando 3 juegos (récord 3-2), llegarán a 47 puntos y obligan a “Progre” a tener récord de 8-0 para quedar arriba (48).
Si Atenas gana 2 y pierde 3 llegará 46 y “Progre” deberá meter una marca de 7-1 (47).
Si Atenas gana 1 y pierde 4 sumará 45 y “Progre” lo superará con un récord de 6-2 (46).
Si Atenas no gana (0-5) terminará con 44 y “Progre” deberá tener marca de 5-2 para superarlo.

Quilmes, Petrolero y Ciclista son rivales directos, pero también lo es Rocamora, pero está más lejos. El primero suma 36,5 en 18 juegos y deberá no ganar más de 2 partidos para darle chances de alcanzarlo al equipo dirigido por Daniel Jaule. Si logra un 3-5 alcanzará 47,5 y obligará a “Progre” a ganar todos sus partidos (8-0 y 48) para terminar arriba.

El domingo, en casa, la primera final
Llegará a Rocamora al “Gigante de la calle Maipú” y los de Jaule saben que es lo que tienen que hacer. Lo que dio garantías de triunfo: solidez defensiva, goleo repartido y mucha concentración, la máxima en los 40 minutos.
Y desde lo individual no hay secretos. Deberá pesar la buena mano del estadounidense Blake Marquardt (15, 8 puntos en 20 partidos en club y 41 por ciento en triples con 64 aciertos de 156 lanzamientos) y el liderazgo de Gustavo Maranguello (432 puntos, 1.025 minutos, 213 rebotes con 66 por ciento en dobles, 37 en triples y 70 en libres).
Pero todo el equipo tendrá para hacer su parte. Rodrigo Lavezzari y Federico Grenni tendrán que dañar desde el perímetro y asistir como lo vienen haciendo. Carlos Báez deberá tener el buen ingreso de los últimos juegos, Manuel Olloco seguir con la regularidad y pelea debajo de los tableros al igual que Francisco Filippa.
Nota: Adrián Hernández.
Foto: Gino Avoledo – gentileza.