Con pasaje para el Mundial de Sudáfrica

Un gran paso, una excelente noticia y a preparar un viaje muy importante. La roquense Verónica Iuorno fue notificada por como clasificada para el Mundial 70.3 que se realizará el 1 de septiembre en Sudáfrica.
Verónica, nacida el 5 de mayo de 1985, ya suma experiencia en cinco citas en la distancia del medio ironman (1,9 kilómetros de natación, 90 de ciclismo y 21 de media maratón), con dos pasos por Pucón, uno por Punta del Este, otro por Buenos Aires y un restante en Bariloche sumando muy buenos resultados y creciendo en la modalidad.
De reconocido paso por los duatlones y triatlones regionales, con bicicleta de mountain, en 2017 se metió de lleno en el 70.3 con el recordado debut en Pucón, Chile.
“Me tomó por sorpresa, el llamado y la notificación, pero uno siempre soñaba con clasificar a un Mundial. Era un objetivo, pero debo reconocer la sorpresa de la confirmación. Quedan tres meses y habrá que trabajar y entrenar muy fuerte para llegar de la mejor manera. Se viene un momento duro del año como lo es el invierno, pero esto parte de uno y hay que afrontarlo con muchas ganas. La decisión fue un sí y claro que para ello es vital el acompañamiento y apoyo de la familia, de Ale (Alejandro Villani, su pareja) y el aguante de mi entrenador (Andrés Montalti) para aguantar la ansiedad y planificar bien todo lo que se viene”, contó Verónica a Manantial Deportivo.
De perfil bajo, silenciosa y con un crecimiento constante en las pruebas combinadas, Iuorno no se olvida de nadie a la hora de analizar el camino que la llevó a un Mundial. “Comencé a correr con Yanina Ferroni, ella me ayudó a iniciarme en los duatlones, en las pruebas combinadas y luego fue Maxi Morales quien me acompañó a preparar mis primeros dos 70.3. Hoy estoy entrenando con Andrés Montalti y su esposa es mi nutricionista. Todos han sido muy importantes en mi carrera deportiva y estoy agradecida porque cada uno me hizo un gran aporte”, concluyó la roquense que como siempre, con mucha constancia y sacrificio, ya trabaja para afrontar de la mejor manera un nuevo objetivo, el más grande de su vida deportiva.