Federico Rosas, sacrificio y gran futuro en el triatlón

En la previa a los entrenamientos y competencias pasa casi inadvertido. Es que es de perfil muy bajo, respetuoso, silencioso y apenas esboza una tímida sonrisa. Luego, todo cambia con la indicación de comenzar a entrenar ó la orden de largada. Ya es otro, aflora su pasión por el deporte, sus ganas por superarse y hace valer una gran preparación que va de la mano de mucho sacrificio y constancia. Se llama Federico Rosas, es de Roca y tiene apenas 15 años, pero ya su nombre y apellido hacer ruido a la hora de pensar y hablar de una prueba combinada.
Fede está en el segundo año de participación en las clases de la Escuela de Triatlón del club Deportivo Roca y de la mano de su disciplina y pasión por entrenar y bajo la atenta conducción del entrenador Daniel Yunes, su crecimiento deportivo no se detiene.
El talentoso juvenil triatleta local se fue metiendo de a poco en las pruebas combinadas. Su comienzo fue corriendo, haciendo valer su velocidad. Luego, ya en la escuela “naranja”, creció en natación y ciclismo. De ese crecimiento ya dio grandes muestras con muy buenas actuaciones en pruebas Kids, con el segundo puesto en la general del Triatlón Cross Short “Fiesta Nacional de la Manzana” y con sus pasos por el Triatlón de La Paz en Entre Ríos y el reciente progreso en el Triatlón de la Vendimia en Mendoza, entre otras pruebas que ya sumó.
El domingo 18, en Viedma, minutos después de la 10, Fede, nacido el 22 de agosto de 2002, iniciará su participación en la Copa Argentina de Triatlón, buscando mostrar todo lo aprendido y con chances de clasificar a la final de Santa Fe, a realizarse el 7 de abril. En la capital rionegrina, la meta será superar 750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y 5 de running.
El gran presente de Federico se debe a su impecable constancia para entrenar y cumplir lo pedido, pero en ello también tiene mucho que ver la tarea del entrenador Daniel Yunes quién es cauto, pero reconoce al gran talento de su dirigido.
“Fede acaba de ingresar en su segundo año de trabajo en la Escuela y la verdad es que su crecimiento ha sido notable. Uno busca estudiar mucho, aprender y poder volcar todo ello en los chicos y él es uno de esos casos. Llegó sabiendo correr, que era lo suyo y se trabajó en mejorar en el pedestrismo, pero luego creció en natación y ciclismo. La tarea se focaliza en diferentes aspectos, pero todo es gradual y estudiado. La intención es poder comenzar a entrenar en doble turno, pero siempre respetando los plazos y el estudio. Tiene condiciones para ser un gran triatleta, pero lo primero es estudiar”, afirmó Yunes.
Sin presiones, Federico disfruta de lo que hace porque el deporte lo apasiona y eso se nota. Con un tiempo de 1h05m50s, en el inicio de febrero completó el recorrido del Tria Short de la Manzana en el segundo lugar y todos sus compañeros del Depo lo esperaron los metros finales para abrazarlo. Otro gran ejemplo de su sencillez y compañerismo que tiene él y también el resto de los integrantes de la Escuela. La unión es una gran virtud en el día a día “naranja”.
A horas del viaje a Viedma, Federico y su entrenador esperan tranquilos por otra linda experiencia, pero ambos saben que van por buen camino. “Este es un trabajo de años, por etapas, yendo a paso seguro y con un seguimiento personal corrigiendo, aprendiendo y sumando en el día a día. Fede está iniciando el segundo año de una tarea de proyección de 4 años y el objetivo es ir ascendiendo a nivel nacional y conseguir un lugar en el seleccionado argentino en categorías juveniles. Pero todo es trabajo, constancia, entrenamiento y aprendizaje, tanto de Fede como el propio para poder volcar lo mejor en los chicos”, concluyó Daniel, el conductor y entrenador de Fede y la Escuela del Depo.