En Bahía, triunfazo del Depo para meterse en la zona Campeonato

Fue, con el corazón, con lo que quedaba, a buscar la hazaña y la logró. A los 44 minutos del segundo tiempo, cuando la clasificación se iba de las manos, una vez más, Guillermo Aguirre se puso el traje de heroé y Deportivo Roca fue pura felicidad. El “naranja” le ganó 2-1 a Villa Mitre en “El Fortín” de Bahía Blanca, logró el pase a la zona Campeonato, dejando en el camino a su clásico rival Cipolletti en un domingo lleno de emociones en el cierre de la fase regular del Torneo Federal A.
El remate de Aguirre le dio los tres puntos que el “naranja” necesitaba para meterse entre los 16 mejores que irán por la primera chance de ascenso a la B Nacional. Con este triunfo, Roca llegó a 24 unidades, en el tercer lugar, dejando en el camino a Cipolletti (23) al que no le alcanzó pese a vencer 3-0 a Sansinena y que ahora estará en la Reválida.
La historia comenzó muy bien para el “naranja”. A los 5 minutos, Nicolás Trecco hizo valer su olfato goleador y puso el 1-0 para los dirigidos por Mauro Laspada, pero a los 24, el salteño Raúl Zelaya igualó la noche.
Con el paso de los minutos llegaron los goles de Carrasco y Piñeiro Da Silva para Cipolletti y el “albinegro” se puso 2-0 ante Sansinena y pasó a clasificarse en La Visera.
Toda la atención se fijó en suelo bahiense y el complemento fue vibrante. Villa Mitre tuvo muchas chances de gol, pero el Depo también se la jugó y convirtió al arquero Facundo Tavolieri en figura.
Laspada jugó todas las fichas, mandó a la cancha a Ruiz, Durán y Portiño y en los últimos diez minutos, Federico “Bocha” Rodríguez se puso a jugar, como ante Alvarado y Rivadavia, de nueve. Era triunfo ó derrota, otra cosa no servía.
Y fue triunfo porque Prioreschi metió un centro, hubo un rechazo, Valenzuela volvió a meter la pelota en el área y Aguirre, el de los grandes goles, le dio con alma y vida y pudo con Tavolieri.
El cierre fue a puro aguante, Sanz Novelli marcó el final y llegó la explosión. las lágrimas, abrazos y los festejos. El Depo logró una espectacular clasificación, impensada hace un mes, pero soñada a partir de victoria tras victoria. Ahora, a unas felices vacaciones y a pensar en grande en 2018.
Nota: Adrián Hernández.
Foto: gentileza.