Marcos Neculmán, talento Mundial

A la hora del diálogo, sus palabras están lejos de mostrar a un chico de apenas 13 años. Su seguridad en las respuestas se suma a una gran sencillez y todo junto le dan lugar a una madurez distante de la edad que dice el documento. Esa misma seguridad y madurez aparecen en cada lucha y lo convirtieron, luego de tres selectivos nacionales, en el número del país en su categoría y lo colocaron como protagonista del próximo Mundial de Taekwondo ITF que se realizará en Argentina. El gran protagonista de toda esta descripción es Marcos Neculmán, otro talentoso deportista roquense que avanza y avanza y que sueña, como todo chico, en grande.
Marcos, con la conducción de su entrenadora, la experimentada Romina Andaluz y el aliento y el apoyo de siempre de papá Javier, estuvo el fin de semana en Buenos Aires ganando el tercer selectivo y asegurando el primer puesto en el ránking argentino en la división hasta 45 kilos. Ya tiene su pase para ser uno de los representantes nacionales en el Mundial que se realizará en Tecnópolis, del 31 de julio al 5 de agosto de este año.
Marcos está siguiendo el camino de otros dos taekwondistas locales que conoce muy bien, la propia Romina y Fernando Castro quienes ya tuvieron la experiencia mundialista. La primera fue mundialista junior (con dos grandes medallas de plata y bronce) en Buenos Aires 2002 y también se midió con las mejores del mundo en la citas ecuménicas en Birmingham, Inglaterra 2007 (tercer puesto) y en Ottawa, Canadá 2012 (tercer puesto y bronce en lucha y quinta en forma). El segundo brilló en 2016 en Brighton, Inglaterra y con apenas 19 años se colgó la medalla de plata en Adultos (18 a 35 años) hasta 58 kilos.
“Me apasiona mucho lo que hago, es un deporte que me encanta. Estoy muy contento por este resultados, fueron meses intensos de entrenamientos y por suerte todo salió bien. En los selectivos me metí de lleno en lucha y la verdad es que nunca pensé que, primero iba a ser en un selectivo y menos en un Mundial”, contó con mucha soltura el talentoso taekwondista nacido el 15 de mayo de 2005 y que ya va por su octavo año en la disciplina.
Y su elección por el taekwondo tiene una explicación. “Hice primero fútbol, pero la verdad es que me desconcentraba mucho (risas). Era arquero y en los partidos me costaba meterme en lo que estaba haciendo. Luego mi hermana estaba en taekwondo, probé, me gustó, ella dejó, pero yo seguí. Hice forma y lucha, pero me encanta luchar y ahora me siento muy bien en ella. Al principio no pasaba eso, pero con el tiempo me fue gustando mucho”, destacó quien a los 7 años tuvo su primer torneo en Cipolletti para luego pasar con otras competencias regionales hasta ser protagonista de fecha de Copa del Mundo.
Lo que viene es tan complejo como lo logrado. Marcos y su coach Romina Andaluz necesitan reunir 1.500 dólares para poder compartir juntos este sueño mundialista y antes del 15 de abril deben poder depositar parte de este dinero. Ambos hicieron su parte en lo deportivo, pero necesitarán de la ayuda de sponsors, empresas y la sociedad en general para estar en la gran cita.
“Sabemos que no es sencillo, pero vamos a trabajar con todo para que Marcos y Romina puedan estar en el Mundial. Se lo merecen y no nos vamos a rendir. El Mundial los espera y van a estar allí”, aseguró Javier, papá de Marcos y quien siempre está en cada paso que da el destacado y joven deportista roquense que además de entrenar, competir y repartir tiempo con los estudios secundarios en el CEM Nº 43, también está al frente de clases en el gimnasio Amuyen, tratando de volcar todo lo aprendido en otros menores que se comienzan a apasionar por una disciplina que a Roca siempre le dio grandes alegrías.